martes, 30 de junio de 2015

Reseña: Prohibido - Tabitha Suzuma

Para nadie es un secreto que la literatura juvenil se ha convertido, quizá desde la llegada de Harry Potter, en la joya de la corona dentro del mercado editorial, y de manera transversal, en uno de los focos de atención para la industria cinematográfica. Gracias a esto, hemos visto la masificación de historias poderosas, el nacimiento de héroes y heroínas inolvidables, la consolidación de amores épicos, el surgimiento de fenómenos de talla inexplicable y la formación de cultos detrás de muchas de esas historias; pero al tiempo, la misma industria (en la mayoría de los casos, no en todos) dentro de una dinámica obvia de mercado, ha apostado a lo seguro y se ha encargado de saturar e ir desperdiciando las bondades del género. Pero siempre hay excepciones, siempre quedan mentes brillantes con propuestas que valen la pena. Siempre hay luces al final del túnel.

"Prohibido" de Tabitha Suzuma llega a Colombia de la mano de la Editorial Océano, y ya está disponible en las principales librerías del país.




Al ver la campaña promocional que emprendió la editorial con el fin de dar a conocer la obra, su oscura y bien lograda portada me vendía una de esas historias de amor simples y pretenciosas; "más de lo mismo, otro libro del montón" me dije a mí mismo. Mi interés por leerlo despertó gracias a los comentarios que vi en Goodreads al respecto, las opiniones y todo lo que la obra había despertado en el 90% de quienes la habían leído. Decidí arriesgarme y aquí les mostraré el resultado.

"Prohibido" nos cuenta la historia de Maya y Lochan, dos hermanos que desde muy pequeños y como consecuencia del abandono de su padre, han tenido que hacerse responsables de un hogar del cual también hacen parte sus tres hermanos menores y una madre a la que las circunstancias la sobrepasaron y terminó perdida en medio de la vida. Hay hermanos que se la llevan muy mal, otros tienen un trato cordial, otros una muy buena relación, otros, como en mi caso particular, son los mejores amigos; pero para Maya y Lochan son almas gemelas atrapadas en un sentimiento socialmente prohibido para ellos.

Tomada de: en.wikipedia.org
Desde la primera página Suzuma nos muestra la triste atmósfera en que se desarrollará esta historia, la cual se escapa de los estándares de lo que llevamos viendo desde hace un par de años en la oferta de literatura juvenil. 

La forma en que la autora describe los escenarios en que cada situación va teniendo lugar, lo pertinente que resulta la manera en que las emociones van manejando a cada uno de los personajes, y la interrelación entre estos dos factores, le da un plus bárbaro al libro. Es muy fácil sentir la angustia permanente en la rutina diaria de Lochan, la latente inquietud en el corazón de Maya, la ternura y la melancolía en la pequeña Willa, o verse inmerso en la despiadada vida de un adolescente salido de los parámetros en el colegio.

No hay mucho por decir respecto de los personajes, pues son ellos quienes toman las riendas de la historia y te llevan en un viaje inesperado, tan doloroso como esperanzador, el cual me planteó dilemas de peso para los prejuicios recurrentes en una sociedad como la que nos toca, en la cual salirse del molde es un delito. 

Me enamoré de lo que personifica Lochan: la paciencia, el amor, el sufrimiento, las ganas de superarse, la fuerza para seguir adelante y el nunca desfallecer a pesar de lo mal que pudieran lucir las cosas. Me robó un par de lágrimas este señor. Personaje inolvidable.

Las hojas van pasando y la intensidad mantiene una línea ascendente, forjada por una narrativa amena, cercana y muy simple, en medio de los problemas comunes en los adolescentes y las responsabilidades ajenas a la que estos se ven abocados. Todo el camino me llevó a un final totalmente inesperado, excelso, desgarrador y bello; un cierre bello y memorable.

Muchas gracias al rebelde Kit, a la tierna y madura Willa, al extrovertido Tiffin, a la derrotada madre, al inexistente padre, al oculto Dave, a la coqueta Francie, a la entrañable y dedicada profesora de inglés, a los eternos Maya y Lochan, y por supuesto, a la admirable pluma de Tabitha Suzuma, por regalarme la que hasta ahora es mi lectura favorita del 2015. Un libro para enmarcar, para vivir y para recordar

Para cerrar, los dejo con una video reseña muy interesante sobre el libro. No dejen de verla ;)




En ocasiones las apariencias engañas... Afortunadamente asumí el riesgo.

6 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Lo voy a anotar, para cuando me apetezxa algo de este estilo.
    Buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y por pasarte por aquí ;)

      Eliminar
  2. Holi !!
    Este libro lo tengo en la lista y menos mal ya llego a Colombia, creo que todos llorando y siendo un gran final.
    Fue muy linda la reseña :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Yessi, muchas gracias por tu comentario y espero puedas leerlo pronto :)

      Eliminar
  3. Ja! Cuando estuve curioseando por tus reseñas me tomé con esta y estuve como: por favor, por favor, por favor, que le haya gustado, que no diga nada malo del libro, me estaba cayendo bien sería triste irme... Jajaja soy una exagerada, pero sí esperaba ver buenos comentarios acerca del libro ya que es uno de mis favoritos y me llegó hasta el alma.

    Me alegra mucho ver que, al igual que a mi (y muchos), nos hace cuestionarnos los prejuicios de la sociedad. Qué bien que te gustó!

    Ya me leerás en otra reseña Jajaja
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJA Nina, me haz hecho reír sobremanera. Este es uno de esos libros que más que leerse, se vive, con todo lo que ello significa. El final me destrozó por completo. Inolvidable :)

      Gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar