jueves, 10 de septiembre de 2015

Reseña: Blackbird (Blackbird #1) - Anna Carey

Como lo mencioné en la reseña de "Golowin" de Jakob Wassermann, un libro va más allá del papel y la tinta que lo resguardan (o del archivo electrónico para el caso de los ebooks); un libro es un cúmulo de esfuerzos, de ideas, de sufrimientos, de frustraciones, de éxitos, de sonrisas; esos libros que hacemos compañeros de nuestras vidas y a quienes les damos la oportunidad de contarnos su historia, traen muchas otras historias a cuestas.

Uno de esos tanto elementos que dan vida a nuestros amados libros, es la portada, y en lo que voy a tratar en este punto, quiero dejar de lado el tema de los materiales (creo que todos amamos la pasta dura y las solapas, pero ni al caso), y centrarme en el diseño.

En mi opinión, la confección de una portada debe condensar en gran parte lo que el autor, y todo el equipo detrás del libro, quieren transmitir; debe ser capaz de captar la esencia del libro y enamorar al lector a primera vista; debe tener la capacidad de hablar sin decir nada y seducir en un par segundos. Esas imágenes, esos fondos, esas tipografías, y ese no se qué, en no se dónde, son las cosas que en muchas ocasiones y para muchos compradores como yo, terminan marcando la diferencia a la hora de darle un nuevo hogar a un libro o dejarlo abandonado en la estantería de alguna librería.

"Blackbird" (o "Perseguida", como también la pueden identificar) de Anna Carey, obra distribuida en Colombia por Ediciones Urano, es un claro ejemplo de lo que toda portada debería llegar a ser. Desde abril de este año (hace más de cuatro meses), mis ganas por tener en mis manos este libro se mantuvieron latentes hasta que al fin, hace unos días, pude darle un lugar en mi biblioteca. Ya está disponible en las principales librerías, aunque algo (MUY) costoso para mi gusto y el de cualquier bolsillo (en este caso el de mi papá).

Este libro nos cuenta la historia de una joven que al despertar, se encuentra en una estación de trenes, en pleno carril, viendo como una mole de acero con cientos de pasajeros a bordo se acerca a una velocidad tremenda hacia ella. Ella no recuerda como llegó allí, no recuerda lo que causó la sangre que la cubre, no recuerda el significado del tatuaje en su muñeca... Ella no recuerda nada de su propia vida.

Lo primero que debo anotar, y siendo sincero, lo que más me llamó la atención cuando empecé a leer el libro, es que es narrado en segunda persona. Esto tiene un efecto notable mientras vas pasando las hojas, mientras vas deshabituándote al estilo predominante en la literatura en general. Es una forma atípica, pero que una vez te encarretas, resulta muy, pero muy interesante. Te sientes personaje principal de la historia, o al menos, ese fue mi caso.

Nuestra protagonista se va presentando sin temor alguno, permitiendo conocer cada detalle de lo que es ahora mientras está en la búsqueda de lo que fue en el pasado y lo que es realmente. Como ya mencioné, la forma en que está redactado el libro permite una experiencia que se torna completamente diferente a la que estamos acostumbrados. Conocer las situaciones a las que ella se va viendo invitada, resulta por momentos, más real de lo que debería. Es muy fácil meterse de lleno.

Dentro de todo el misterio entre el que se enreda la búsqueda de la verdad en la vida de la protagonista, y que resulta en el punto más interesante en la construcción de la obra, van teniendo lugar una serie de absurdos huecos, de desconexiones lamentables y de románticas exageraciones que cortaron el hilo central de la historia, que le restanron demasiado al propósito de la misma, y que impidieron sentirme satisfecho viviendo esta loca y peligrosa aventura.

Además de nuestra desconocida protagonista, "Blackbird" cuenta con un número escaso de habitantes, los cuales alimentan de manera apropiada las incógnitas algo ilógicas que se ciernen sobre la historia. Si bien debo decir que la construcción de las relaciones entre los mismos no me resultó del todo acertada, no llega a ser deficiente.

El tramo final de la historia salva en gran parte el libro. Es trepidante la manera en que todo sucede. El ave Fénix surge de la cenizas y se levanta de manera inesperada e inexplicable.

"Blackbird" me dejó una sensación de tranquilidad y de decepción a la vez, pues me encontré con algo que si bien no me convenció, me sorprendió de grata manera, y me tiene totalmente desesperado por saber como terminará todo. Una portada que sobrepasa las expectativas, ante una historia llena de altos y bajos. Una deuda que espero se salde en el próximo capítulo...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario