jueves, 10 de septiembre de 2015

Reseña: Momo - Michael Ende

Soy de las personas que creen que las cosas no vienen dadas por mandato divino, sino que se dan por que nuestras mismas acciones construyen lo que somos y lo que seremos. Somos nosotros mismos y quienes están a nuestro alrededor quienes construimos nuestra vida. Para mí, ese cuento del destino es algo acomodado y facilista.

Un día de compras con mi papá y mi mamá en la Librería Panamericana, se abrió ante mí un camino en donde los pasos de una chica eran secundados por los de una tortuga, quien llevaba tatuado en su caparazón el nombre del libro protagonista de esta reseña. "Momo" de Michael Ende, libro impreso en 1973 y que al día de hoy sigue dándole la vuelta al mundo, se hizo un lugar en mi biblioteca. Pueden encontrarlo en las principales librerías del país (y del mundo, estoy seguro) gracias al sello editorial Alfaguara.


Si suelen pasarse por mi blog, saben que dos de los rasgos más importantes que me describen como lector son mi gusto por la literatura infantil y lo superficial que puedo llegar a ser al momento de comprar un libro (todo entra por los ojos), y si no se pasan muy seguido por aquí, pues ya les conté todo jajaja.

En un anfiteatro abandonado en las periferias de Italia, una huérfana llamada Momo se hace un espacio, y desde su llegada al lugar, comienza a crear fuertes lazos de amistad y fraternidad con los habitantes del sitio, lazos que serán determinantes para todo lo que la llegada de los hombres grises desencadenará. Eso es lo que nos cuenta este libro: la vida de Momo, de sus amigos y de la humanidad misma.

Lo primero que voy a mencionar, y quizás uno de los puntos más fuertes y destacables en este libro, es la sencilla narrativa que maneja. Desde una persona de un dígito, hasta quienes están cerca de los tres lo podrán leer y disfrutar, pues Ende hizo la tarea muy bien, y le regaló al mundo una historia universal. Este libro es un viaje sin restricciones de ningún tipo, es un barco con las puertas abiertas para quien decida tomarlo.

Momo por el mundo...
A medida que Momo (un ángel de esos que se pasan por nuestras horas haciendo más ricos nuestro minutos) va introduciendo a los habitantes del lugar a su vida, tuve la oportunidad de conocer a personajes como el barrendero Beppo, la voz de la experiencia, y al loco y polifacético Gigi, la irreverencia y la locura hechas persona.

La historia va pasando, paisajes increíbles se van construyendo, las caminatas se van haciendo extenuantes, las charlas cada vez más amenas, las hojas se van marchitando y todo toma un tono realmente oscuro cuando los hombres grises se hacen un lugar en la vida de los lugareños. Es la llegada de estos terribles personajes, los cuales podemos llegar a ser nosotros mismos, la que marca la bienvenida de la sabia Casiopea y del paternal Maestro Hora. No quiero extenderme en este punto, pues deseo que sean ustedes quienes conozcan todos y cada uno de los rasgos que los personajes que he destacado y los demás que hacen parte de la historia y que se han quedado por fuera de la reseña, pues todos tienen algo que contar, todos tienen algo que aportar, y no solo a la construcción de la obra, si no a la vida de quien decida leerla.

Este libro esconde dentro de sus páginas algo que parece obvio, un mensaje que todos conocemos, pero que parece que con el tiempo la sociedad, con nuestra complicidad, se ha encargado de hacernos dejar de lado. Este libro es una crítica certera, sensata, magnánima e inteligente a la forma en que el consumismo ha llevado a que manejemos nuestra vida. Este es uno de esos libros que parecen ligeros, pero que tiene un peso tremendo en lo que somos como personas; es una enseñanza de principio a fin. Una lectura recomendada sin escatimar en halagos.

Nuestro paso por este mundo es mucho más breve de lo que creemos, y no siempre lo que parece necesario lo es, muchas veces dejamos atrás lo realmente importante por prestar atención a lo que se nos muestra como urgente, en otras ocasiones abandonamos a nuestro propio yo por querer alimentar un reflejo tergiversado de nosotros mismos. Luego de una sonrisa, recordé que debía darme tiempo para ser feliz.


4 comentarios:

  1. Leyendo un poco del Blog, las reseñas de julián y Momo me cautivaron, espero poder tenerlos en mis manos (aunque en mi ciudad no las he visto) y disfrutar de ellos, la forma cómo te expresaste me animó más, además de que sus portadas me cautivaron totalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tania :) Antes de todo, mil gracias por leerme, es para mí de las cosas más bonitas que la gente saque un rato de su tiempo para ver lo que hago. Eso me hace muy feliz

      Por otro lado, Momo lo consigues fácil aquí en Colombia, y la edición nueva es muy barata, pero Julián no estoy tan seguro, ese me lo trajeron de regalo de Venezuela; lo que si te puedo decir es que ambos son muy, pero MUY buenos libros, muy bien escritos, con un trasfondo muy maduro, pero con la inocencia de la literatura infantil a flor de piel. Muy recomendados.

      Eliminar
  2. Momo es uno mis libros favoritos , Michael Ende descifro secretos de la felicidad en pocas páginas . Excelente blog . Ya te sigo en todas partes creo . Felicidades

    ResponderEliminar