domingo, 13 de diciembre de 2015

Reseña: Zodíaco (Zodíaco #1) - Romina Russell


Suena el timbre y salgo disparado por la puerta del salón, sin despedirme de nadie y sin tomar nota de la tarea que queda para el día siguiente, ya llamaré más tarde para averiguar qué debo hacer. Giro en la esquina del pasillo a 100 km/h (soy algo exagerado) y bajo las escaleras a la velocidad de la luz; salgo del colegio y emprendo una carrera contra el tiempo para llegar a mi casa a la hora asignada. Golpeó insistentemente hasta que mamá abre la puerta, tiro la maleta al sofá, arrojo los zapatos a un lado y tomo el control remoto para cambiar de canal y sentarme frente al televisor. Los altavoces le regalan a mis sentidos el sonido por el que corrí esa maratón, una canción que dice así:

"Caballeros del zodíaco
cuando lanzan su ataque
entonando siempre su canción,
la canción de los mejores..."
 

Una estrategia de mercadeo bien aplicada por parte de Ediciones Urano Colombia me llevó a conocer y a querer leer de manera loca "Zodíaco" de Romina Russell. El lema de campaña rezaba "La novela juvenil del año", y ante una aseveración de ese tipo, era necesario embarcarme en esta aventura y comprobar qué tan cierto era eso. De antemano, un agradecimiento infinito a esa casa editorial por su apoyo constante y por hacerme llegar un ejemplar del libro.

"Zodíaco" se desarrolla en un universo más allá de nuestro entendimiento conformado por doce casas o conjuntos de planetas, cada una de ellos con el nombre de lo que nosotros conocemos como uno de los signos del zodíaco y con características propias y complementarias entre sí. Rho, una chica de 16 años habitante del planeta Cáncer, tiene una habilidad especial para leer las estrellas, y un día durante uno de sus exámenes en la academia detecta un peligro que se cierne sobre las doce casas, un peligro que está más allá del territorio periférico de Piscis, un peligro que proviene de hechos del pasado, un peligro que cambiará por completo todo lo que ella conoce.

Romina Russell. Tomada de miamiherald.com
La temática del libro lucía totalmente atractiva, pero al iniciar su lectura una serie de elementos comunes y exasperantes en lo que constituye la línea de redacción de la gran mayoría de obras de la literatura que conocemos como young-adult, me llevó a desanimarme por completo y a decirme a mí mismo: "Bah, este es otro librete más del montón".

Sin embargo, continúe para saber qué era lo que tenían Romina y Rhoma Grace para contarme y ofrecerme, y me lleve una grata sorpresa. "Zodíaco" se mueve en medio de planetas, de lunas, de majestuosidad, de opulencia, de tecnología, de resistencia, de lugares tan comunes como diferentes, de escenarios inexplicables, de colores maravillosos y de auras indelebles.

La narrativa de este libro denota investigación detrás de ella; el universo de las doce casas está plagado de terminología propia de temas astrales, lo cual exige al lector a ir un poco más allá y salir de su zona de confort, dándole la oportunidad de conocer algo de lo que quizá, como fue mi caso, jamás hubiese conocido de otra manera (algo como lo que me paso con "El marciano" de Andy Weir). Otro de los detalles en los que es notorio el trabajo y el compromiso de la autora, es en darle a la historia un tono visual definitivamente marcado; las descripciones y el detalle con el que cada acto va teniendo lugar dan cuenta de ello y para quienes apreciamos este tipo de cosas, es algo para agradecer.

A medida que iba pasando los capítulos fui absorbido por completo por una historia con un trasfondo social arrebatado y que dentro de todo el sentido salido de la normalidad que muestra, es un reflejo total de lo que está pasando en nuestro presente. Fue muy fácil sentirme viendo las noticias del día a día, en donde la injusticia, la falta de solidaridad, la ausencia de humanidad, los desafortunados efectos del poder y la pérdida de la memoria son el común denominador.

Como en toda historia, aquí los personajes también juegan un papel vital. Rho es una protagonista certera y bien lograda, llena de los miedos propios de la juventud, pero con las mismas ganas de hacer las cosas que esa etapa de la vida nos da, una joven con ganas de ser una llama que no pueda apagarse; ella está metida en un triángulo amoroso que si bien resulta empalagoso, algo forzado y desesperante por momentos, tiene sus instantes de lucidez. Mathias, un Polaris (algo así como un caballero, general o guardaespaldas) de la casa de Cáncer, quien tiene como tarea acompañar a Rho durante su recorrido en esta historia; y Hysan, un caballero de la casa de Libra, son los otros participantes del mencionado triángulo de amor, y a los cuales podrán conocer cuando lean el libro.

 "En un universo de personas que pasan su hoy buscando mañanas, la esperanza es el arma más poderosa que se pueda tener."

Además de los protagonistas, esta obra está plagada de una rica variedad de personajes que alimentan en buena manera el desarrollo de la misma: la inquebrantable e incondicional Nishi, la sabia Agatha, el intermitente Eusta, el pícaro Cassy (mi favorito), las entregadas Lola y Leyla, y un sinfín de nombres con los que nos vamos encontrando página tras página.

Luego de viajar por los cielos libranos, de soñar en el suelo geminiano, de sentir la luz del sol en tierra virginiana, de incrustarme en el Psi, y de conocer de frente a Ocus, el dirigente de la 13a casa del Zodíaco, me encontré con un cierre trepidante, acelerado y emocionante, que desembocó en encontrar la respuesta a la pregunta que me había planteado al iniciar con este libro: ¿es "Zodíaco" de Romina Russell la novela juvenil del 2015?

Mi respuesta es no. Esta obra recurre a muchos escenarios recurrentes y apuesta a los seguro en muchos otros; pero a pesar de ello, "Zodíaco" es una historia con un lenguaje propio, una historia contemporánea e ingeniosa, repleta de fotografías de esa realidad que nos negamos a aceptar. Romina Russell me regaló un universo excepcional y un paseo por todos los rincones del universo y de la mente humana, un tiquete sin regreso por lo más oscuro de nuestra sociedad y lo más claro de nuestra razón. Estoy ansioso por saber cómo continúa la historia...



 Zodíaco
 


2 comentarios:

  1. Hola, Esteban
    Tu introducción ha hecho que recuerde mi ansiedad por ver los capítulos de esta serie que, al igual que en tu caso, se emitían momentos después de culminar la jornada escolar. Yo volaba hacia la ventana de un vecino del colegio, donde junto con otros colegiales nos aglomerábamos para ver la serie. En ese tiempo era sobre la saga de Asgard.

    Y sobre el libro que recomiendas, no termina por animarme. Pero si lo consigo pueda que lo intente leer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eduardo :) Me alegra sobremanera que te haya gustado la introducción; fue todo un gusto redactarla. Con respecto al libro, debo decirte que me sorprendió gratamente, pero ya dejo a tu concepto la decisión de leerlo o no.

      Un abrazo.

      Eliminar