lunes, 28 de marzo de 2016

Reseña: Rebelión (Rebelión #1) - Anna K. Franco

Hace unos cuantos años conocí a una persona que me desestabilizó por completo: nos gustaba música similar, leer era uno de nuestros pasatiempos en común, amaba estudiar tanto como yo, salir de fiesta siempre era una opción, compartíamos ideales políticos y teníamos acaloradas conversaciones al respecto; además de estas y muchas cosas más, esa persona era (y es) físicamente perfecta a mi modo de ver. Entre el coqueteo constante me fui tragando como un pendejo, y en medio de la idealización respectiva, me di cuenta que la intención era tenerme como arroz en bajo, y no como plato fuerte, pues ya había uno. Decidí no pedir el postre y hacerme a un lado por mi bien. A veces nos pasamos de imaginativos y construimos casas en el aire. En ocasiones nos venden algo para terminar entregándonos otra cosa completamente diferente...




Desde que la gente de Ediciones B Colombia empezó su campaña de promoción del libro del que vengo a hablarles en esta oportunidad, algo hizo click en mí. Una portada gráficamente agradable, con colores muy llamativos; una sinopsis que prometía un par de elementos que me resultaron muy atractivos; y la apuesta de una autora latina en una de las vertientes más fuertes de la literatura juvenil actual: suficientes ingredientes para un cóctel que necesitaba probar. Hoy es tiempo de Hablar de "Rebelión" de Anna K. Franco, la primera entrega de la trilogía homónima.

Esta obra nos cuenta la historia de Lenah, una joven que es resucitada en el año 2056 en la misma tierra en donde nació, pero en un mundo en condiciones totalmente diferentes a las que le tocaron antes de regresar a la vida. A sus 16 años Lenah se ve partícipe de un mundo en donde la paz, la unidad, el respeto y el amor son el eje de una sociedad que trata de resurgir luego del fin de la tercera guerra mundial; el problema es que ella no se siente cómoda con su situación a pesar de lo que perfecta que esta pueda parecer. Pero alguien llega a la vida de Lenah para cambiarla por completo: Nahier, un clon, despierta en ella sensaciones que creía perdidas y le muestra rasgos de la realidad en que ambos viven muy distintos a las que todos le han mostrado; una rebelión se gesta en las entrañas de la civilización.


Ella es Lenah
Para nadie es un secreto que las distopías son uno de los focos que mayores réditos le están generando al mercado literario juvenil en la actualidad. El grueso de la oferta en este género viene de Europa y Estados Unidos, y aunque me he encontrado con cosas como "Iris" de Edmundo Paz Soldán que nacen en nuestro subcontinente y de cierto modo abordan tesis similares, no había tenido el gusto de hallar algo con una pinta tan similar a la que tiñe en la actualidad el mercado. Desde Argentina, Anna K. Franco se la juega por crear una obra con ingredientes más que necesarios (trilogía incluida) para hacerse un lugar las librerías, en las bibliotecas, y en la vida de los lectores.

El universo que plantea la autora se siente muy real, soportado y bien construido: una sociedad en donde el color blanco es el rey (algo similar a lo que sucede en "El dador de recuerdos"); una arquitectura delicada y omnipotente; paisajes en todo sentido tranquilizantes; un entorno tecnológico apropiado y bien logrado, y entre otros aspectos, el uso de terminología propia y necesaria para ambientar y conectar de buena manera al lector.

La historia inicia con una pertinente contextualización hacia lo que quiere mostrarnos la autora; Lenah toma este libro como un diario para contarnos lo que va sucediendo en su día a día en Ciudad del Sol, así como las situaciones que van teniendo lugar a medida que los detalles de la rebelión que empieza a ser todo un hecho.


Él es Nahier
La lectura iba siendo muy rápida y amena puesto que el lenguaje utilizado es muy fresco y entendible, pero con el pasar de las páginas fui tropezando con un par de baches que me chocaron bastante: si bien desde la sinopsis se advertía un toque de romanticismo en el contenido del libro, jamás imaginé que este se convirtiera en el centro de todo, dejando de lado un contexto político más que interesante, para pintarlo de corazoncitos y caer en un ámbito más hormonal. De cierta manera me sentí leyendo algo completamente diferente a lo que creí haber comprado. Así mismo, el hecho de tener a Lenah como vocera me resultó exasperante: "el mundo se viene abajo, pero mira el pecho, el abdomen y las piernas de ese hombre"... POR DIOS. Todos somos seres humanos, pero vaya, teniendo una rebelión de fondo, tantos elementos para trabajar y una columna vertebral tan llamativa, se me hizo un despropósito total el giro que adoptó la trama.

Sin embargo, y tratando de dejar de lado lo ya mencionado, decidí seguir con la lectura, pues había algo que me decía que el potencial que veía en la historia no era simple casualidad, sino que tenía mucho más por descubrir. Afortunadamente no abandoné el libro.


Pasando capítulos me topé con una serie de descripciones, premisas y citas tremendamente valiosas, como por ejemplo, la explicación que nos da el libro del modo en que estalló la tercera guerra mundial, las consecuencias que ello trajo y el papel de Suramérica en dicha situación. 

Hablando de los personajes, y omitiendo a Lenah de quien ya hablé un poco, "Rebelión" congrega un número conveniente de habitantes a los que sin importar la extensión de su participación, se les dota de rasgos muy propios y claves para tener un mayor entendimiento de lo que un conflicto del calibre del que recorre por las venas de este libro significa. El liderazgo de Dagda; la trascendencia de Beth; lo coyuntural de Melisande; lo representativo de Nora, Gabe y Gadea... Mis personajes favoritos son los Nahier (tanto clon como original), a quiénes les veo un potencial enorme y de quiénes quiero saber mucho más en las siguientes entregas.

Otro de los puntos que gocé al leer este libro fue la inclusión de clones y resucitados dentro de la pirámide social; la idea si bien no es innovadora (ya me había relacionado con algo semejante en "Reiniciados" de Amy Tintera), sí resulta extraordinariamente plasmada; las desigualdades, las líneas jerárquica y los modelos educativos, entre otros elementos, aportan mucho a esta opinión.

Conforme me iba acercando al final, "Rebelión" iba develando varios ases bajo la manga con el fin de plantear incógnitas cuyas respuestas espero encontrar en "Alienación" y exponer escenarios emocionantes frente al curso que tomaría todo lo en él narrado.

Concluir algo sobre este libro me es muy complicado, pero trataré de resumirlo en que "Rebelión" es un promesa incumplida, pero con un potencial tal y con un tramo final tan bien desarrollado y prometedor, que continuar con la saga no es en lo absoluto descabellado.




2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Oye pues me llamaba la atención pero después de leer tu reseña me quedo con muy buen sabor de boca. El mundo creado por la autora tiene pinta de estar genialmente creado, además eso de los "reiniciados" o como se diga también parece un punto muy original, aunque no totalmente nuevo. Lo único lo de la historia de amor, que no soporto cuando se convierte en el hilo central, pero cuando lo lea lo tendré en cuenta y continuaré leyendo.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irene :)

      La historia tiene un potencial enorme, pero siento que en este libro se desaprovechó por completo, cosa diferente con el segundo, el cual me gustó mucho. Espero puedas leerlo pronto y me cuentes qué tal te pareció.

      Un abrazo y gracias por pasarte por aquí :)

      Eliminar