domingo, 15 de enero de 2017

Reseña: Digisteam – Tewalos Doduar

La tecnología ha implicado una serie de cambios estructurales en lo que somos como seres humanos, y lo que conjuntamente construimos como sociedad. El valor de las cosas ha cambiado por completo y la lista de prioridades ha asumido otra escala de valores. Una tarde jugando con los amigos en el parque a la luz del sol, con la brisa arrullándonos y el césped resguardando nuestras caídas, ha sido reemplazado por la comodidad del sofá o de la cama encerrados frente a una pantalla que nos regala una engañosa visión de la compañía. Vivimos en una era en donde la conexión con el mundo es infinita, pero en donde nos vemos abocados a niveles de soledad que ni siquiera nosotros mismos somos capaces de imaginar.

Bajo esta temática de un mundo en donde la tecnología es Dios, el autor colombiano Omar Duarte, bajo el seudónimo Tewalos Doduar, concibe Digisteam, el libro de que hablaremos en esta reseña.

Aquí nos encontramos con un tiempo futuro en que Bogotá es conocida como Bacatá, una metrópoli altamente desarrollada y casi completamente encerrada en círculo de la tecnología, en el cual la realidad virtual y la verdadera realidad interactúan constantemente y se complementan en cada momento. A pesar de todo, hay zonas en que el concepto de cotidianidad, tal como conocemos actualmente, se mantiene, como ocurre con la ciudad de Zipa (Zipaquirá), en donde la visión del humano como ser y no como máquina aún se mantiene. Pero pronto se desencadenará una guerra clandestina que pretende que las nuevas reglas de juego en el mundo no tengan territorios exentos, sino que sean de aplicación universal.

La manera en que el autor plasma una realidad en donde dos mundos completamente diferentes convergen y conviven resulta fascinante, y choca bastante pues si bien nuestro nivel de avance dista del ahí planteado, la realidad que nos toca no es tan distante, y el autor lo plasma en buena forma.

Es imposible no resaltar lo que es físicamente este proyecto independiente pues se nota que el autor no escatimo en esfuerzo para ofrecer un producto vistoso y diciente. Desde los detalles de brillo y relieve en la portada, hasta el apartado gráfico que incluye como apertura en cada capítulo, este libro es toda una experiencia visual.

Pero la propuesta no es solo vistosa de esa manera, sino también en su contenido, pues el trabajo de Tewalos Doduar es a todas luces ambicioso y visionario para el género distópico lineal, genérico y de fórmulas repetitivas con que no encontramos constantemente en la actualidad.


El autor crea un mundo de avanzada con una tecnología propia y explicada de manera detallada, desde los medios de transporte hasta el desarrollo del espacio como ciudad, y lo más interesante de todo, los medios de interacción entre la realidad y la tecnología. El problema en este aspecto es que todo lo que viene detrás del universo creado se da con detalles y descripciones que son bastante complejas, comparables incluso a las que se suceden en obras de ciencia ficción de gran calibre, lo cual puede entorpecer la lectura y generar un espectro de complejidad que no les gustará a muchos.

Quizá el punto que más disfruté de todo fueron las críticas al modo de vida actual y al papel y el valor que hemos dado a cierto tipo de cosas. Me sentí tremedamente sorprendido al leer los pequeños ensayos que dentro de la obra se realizan hacia el significado de Dios y del poder. Sencillamente soberbios.

“Digisteam” es un libro visionario, arriesgado, complejo, y me atrevería decir que equivocado para el público ciertamente sentado en su zona de confort y con pocas ganas de retarse a leer cosas de esta contextura que abunda en nuestra época. Una experiencia visual inmejorable, la cual me siento feliz de haber encontrado.

2 comentarios: